miércoles, 25 de mayo de 2011

El codigo musical Da Vinci

Mucho dio que hablar el “Código Da Vinci” de Dan Brown. Un bestseller de fácil lectura, cuya escritura se basó en una serie de licencias históricas que tomó el autor que desde su publicación en 2003 ha sido el objetivo de fuertes críticas de historiadores y expertos en arte. La verdad es que el libro de Dan Brown poco fundamento tiene, y su código es un producto de su imaginación, pero eso no quiere decir que no exista realmente un Código Da Vinci.
A Giovanni Maria Pala, un músico italiano, siempre le había llamado la atención el mantel pintado en “La Última Cena” de Leonardo da Vinci, ya que tiene dibujadas líneas horizontales. Las líneas verticales que aparecen en algunas partes del mantel en concordancia con los trozos de pan presentes en la mesa le hicieron pensar en la posibilidad de un pentagrama musical con notas.
El primer intento de tocar el pentagrama dibujado fue un completo fracaso, no sonó nada aceptable. Así que decidió estudiar más profundamente el cuadro de Da Vinci. El hecho de que los Apóstoles representados en el cuadro se agrupen de tres en tres, le hizo pensar en la posibilidad de que el ritmo fuera 3/4, como mucha de la música del siglo XV.
El resultado seguía sin ser del todo satisfactorio. Entonces decidió tomar también las manos de los apóstoles como notas (además de los trozos de pan), e interpretó el pentagrama de derecha a izquierda, siendo coherentes con la forma que tenía Leonardo da Vinci de escribir. El resultado que Pala obtuvo le sorprendió gratamente.

                          
Pero no todo terminaba en el aspecto musical. Pala observó que las notas en su posición producían extraños símbolos, similares a la escritura cuneiforme, cuando se unía unas con otras mediante líneas. El experto Luigi Orlando examinó estos símbolos, llegando a la conclusión de que se trataba de una escritura en hebreo antiguo que decía:

Bo nezer usbi
Con Él consagración y gloria
Más allá de todo tipo de conspiraciones, el estudio de Pala demuestra el fuerte simbolismo de la obra de Leonardo Da Vinci, que no hace más que demostrar su genialidad como artista y su versatilidad en distintos campos.

No hay comentarios: