viernes, 7 de mayo de 2010

La armónica de cristal

La música obtenida con instrumentos de cristal se remonta, dicen, hasta la antigua China. Sin embargo, fue en el siglo XVIII cuando se puso de moda en Europa y alcanzó su apogeo gracias a instrumentos como la llamada Glass Armónica, inventada en 1761 por ese fuera de serie que fue Benjamin Franklin. La armónica de cristal venía a dar solución mecánica y enciclopédica al modo tradicional de hacer vibrar las copas de cristal: varias piezas cilíndricas de cristal se ensamblan en un vástago central que gira mediante la accion de unos pedales, de modo que solo se requiere posar los dedos húmedos sobre el torno central, que hace las veces de teclado.





Glück, Beethoven o Mozart compusieron piezas pensadas expresamente para la armónica de cristal. A comienzos del siglo XIX el timbre de éste y otros instrumentos de vidrio como el Séraphine y el Euphone, se asoció con lo celestial, lo etéreo y lo angélico.
Jean Claude Chapuis ha investigado a fondo toda la música que puede dar de sí el cristal, escribiendo varios libros sobre el tema, dando conciertos, componiendo, fabricando sus propios instrumentos, e incluso creando un taller donde investigar y desarrollar nuevas técnicas. La limitación sonora de sus instrumentos exige una técnica extremadamente cuidadosa que, al excluir por principio los fortissimos, debe buscar los matices de intensidad con muy leves variaciones.

No hay comentarios: